lunes, 10 de noviembre de 2008

Consecuencias de la ausencia de los padres en el hogar

Prof. Carolina Dalles

Se ha vuelto cotidiano el tema de los niños y niñas con problemas de conducta, depresión, rendimiento escolar bajo, etc;, en gran parte se debe a la ausencia de los padres en el hogar, por separaciones, exceso de trabajo o viajes al exterior en busca de mayores ingresos. Cabe preguntarse qué pueden hacer los docentes para ayudar a estos niños y jóvenes con estos problemas.


Una historia cotidiana
El vacío que no se puede llenar
Juan y Ana hoy despertaron y se encontraron con la terrible realidad de que sus padres viajaron. Como niños jugaron toda la mañana y se prepararon para ir a la escuela. Se percataron de que hoy nadie les preparó sus uniformes, ni les dio un gran beso para despedirlos. Comentaron que la casa se sentía muy vacía. 
Los días transcurrieron y en sus rostros y acciones se notaba un estado de inseguridad, de vacío y desconcierto.

La maestra notó que no se comportaban como siempre y decidió hablar con ellos. Ella los escuchó, les dio un gran beso a cada uno, y les dijo: “Yo nunca podré llenar ese vacío que sienten, pero quiero que sepan que estoy aquí para escucharlos y acompañarlos”. Ellos sonrieron y salieron a jugar con algo más de ánimo.

A Marc lo dejan en la escuela todos los días, lo dejan a comedor y lo apuntan a todas las actividades extraescolares que salen, prácticamente no pasa tiempo con su madre, que es el progenitor custodio.

Su padre puede llevarlo a casa a comer y luego regresar con él para las clases vespertinas, no obstante su madre, apoyada por la ley, se lo impide, teniendo que quedarse a comer en el comedor, incluso cuando su madre ni trabaja, y terminando habitualmente las actividades extraescolares a las que lo apunta su madre a las 7 de la tarde.

'Mi madre pasa de mi', dice Marc, no obstante, hasta que no sea más mayor, la justicia seguirá apoyando esta desigualdad machista (o hembrista, llamenlo como quieran) que dice que los hijos los tienen que cuidar las madres.

Estas tristes historias se repiten a diario en nuestras escuelas.

Los niños necesitan orientación, así como las personas que asumieron las responsabilidades de los padres –los tutores– que se ven, en ocasiones, desesperados porque no saben cómo manejar la situación y se sienten abrumados por verlos sufrir, y lo peor, en la mayoría de los casos no se puede hacer nada.

Los maestros deben asumir un nuevo rol, el de “guías comunitarios”, y dedicar un espacio para realizar proyectos que permitan paliar esta situación.

Al estar los niños y niñas al menos cuatro horas diarias en compañía de los profesores, son las personas indicadas para hacerlo y tienen mayor posibilidad de ayudarlos. 

En más de una ocasión nos hemos encontrado que los profesores, en vez de ayudar, han agravado la situación en la que se encuentran. En muchos casos, las notas sólo las recibe el progenitor custodio, así como los avisos, el progenitor no custodio es obviado, olvidado y discriminado, únicamente apto para efectuar los pagos de todos los gastos realizados(y que en muchos casos, al menos el mio, se hacen sin consultar antes con el progenitor no custodio)


Este problema es mundial. Es el momento de aunar esfuerzos y buscar estrategias paliativas; de no hacerlo, nuestros niños y jóvenes serán personas con numerosos problemas emocionales, y tarde o temprano, esto tendrá sus repercusiones en nuestra sociedad.



viernes, 31 de octubre de 2008

Tienen derecho los abuelos a reclamar la custodia de sus nietos y disponer de visitas legales ?

Instan al juez a que resuelva sobre el régimen de visitas

EL PAÍS - Alicante - 22/08/2008

"Luchamos por nuestro derecho a ver y relacionarnos con nuestro nieto, y no cederemos porque, además, está en juego el futuro del niño". Este es, en síntesis, el argumento que esgrimen Carlos y su mujer Carmen en defensa de la incansable batalla judicial que mantienen desde hace siete años para hacer valer su derecho a mantener el contacto con su nieto Mario, un niño de 11 años en la actualidad. El calvario sentimental y jurídico de Carlos y Carmen, ambos de 68 años, comienza el 12 de febrero de 2001 con la trágica muerte de su hijo José Miguel. Hasta esa fecha, el contacto entre la mujer de José Miguel y familia paterna de Mario había sido "intenso y estrecho". "Sin embargo, de repente, a los tres meses de la muerte José Miguel, la madre de Mario consideró que su vida había cambiado y empezó a distanciar al niño de nosotros, hasta el punto de enviarnos un requerimiento notarial en el que nos prohibió el acercamiento al niño bajo amenazas de ejercer acciones legales y penales", explica Carlos. En el mencionado requerimiento notarial, emitido el 10 de mayo de 2001, la madre de Mario alegó "que la actitud de acoso y oposición" de los abuelos "perjudica el normal desarrollo y evolución del menor".

La iniciativa de la madre abocó a los abuelos a la vía judicial. "Entendíamos que Mario tenía derecho a poder relacionarse con la familia paterna para mantener y reforzar la afectividad ya existente", arguye el abuelo.

Fruto de la demanda presentada por los abuelos, el juzgado número 1 de Ibi dictó en octubre de 2002 una sentencia en la que reconocía su derecho relacionarse con su nieto y fijó un régimen de visitas. Con todo, Carlos y Carmen estimaron insuficiente el régimen acordado por el juez y apelaron a la Audiencia de Alicante solicitando una ampliación del mismo. El alto tribunal dio la razón a los abuelos con una sentencia dictada el 28 de septiembre de 2004. En el apartado de fundamentos de derecho, la sala, la sección 6ª de la Audiencia de Alicante, señala textualmente:

"No podrán impedirse sin justa causa las relaciones personales entre el hijo y otros parientes y allegados".

"En este caso, las buenas relaciones que entre abuelos y nieto han existido desde su nacimiento, de forma que desde el fallecimiento del padre, la figura paterna se halla representada por los abuelos paternos, se debe derivar como necesaria consecuencia que se estime procedente y adecuado ampliar el exiguo régimen de comunicación de abuelos paternos y nieto", añade.

El juzgado de Ibi, sobre la base del mandato de la Audiencia, amplió el régimen de visitas el 10 de julio de 2006. La resolución señalaba que transcurrido un año, "se resolverá si procede mantener el presente régimen de visitas o hacer alguna valoración o modificación". Transcurrido ese año, la conclusión, según asegura Carlos, es ésta. "El 8 de agosto de 2007, la madre se llevó a Mario y desde entonces no lo hemos visto, y tampoco el juzgado se ha pronunciado".

Nota: En estos casos hay que reclamar, y, ante todo, estar apoyado por los medios de comunicación. Estas injusticias tan grandes sólo se resolverán si se hace la suficiente fuerza mediática. Zapatero nos engañó con la ley de custodia compartida, por que, si bien la hizo, no se lleva a cabo, por lo que os pido que si antes de terminar la legislatura no es algo efectivo, le retireis el voto como castigo, votad a quien querais o no voteis, pero esta es la única manera de resolver el problema, actuando como un grupo, y decidlo, no voto a esta persona por que no hay custodia compartida, y haced partícipes a vuestras familias, padres, madres, abuelos, hermanos, etc... cuando vean que hay un grupo de gente muy grande que les puede joder las elecciones, tomarán cartas en el asunto.

miércoles, 29 de octubre de 2008

VENTAJAS Y DESVENTAJAS DE LA CUSTODIA COMPARTIDA

VENTAJAS Y DESVENTAJAS DE LA CUSTODIA COMPARTIDA DESDE EL PUNTO DE VISTA DE LOS NIÑOS

VENTAJAS

DESVENTAJAS

Convivencia igualitaria con cada uno de los padres. No hay padres periféricos. Los hijos sienten que no han perdido a ninguno de los dos y beneficia u autoestima el observar los esfuerzos de sus progenitores para estar cerca de ellos. Adaptación a dos casas. Cada casa tiene sus hábitos, sus reglas, sus horarios. Los niños deben adaptarse muchas veces a dos formas distintas de encarar la vida, a costumbres dísimiles, a normas de educación diferentes.
Mayor comunicación. La misma dinámica de éste sistema fomenta una mejor comunicación paterno o materno filial incluso mejor aún que los hijos provenientes de familias intactas.
Menos problemas de lealtades. La cooperación derivada de compartir la tenencia entre padres, elimina o reduce los cambiantes compromisos de lealtad de los hijos hacia cada padre que provoca la tenencia monoparental
Buen modelo de roles parentales. Los niños aprenden a ser solidarios, a compartir, a resolver los problemas mediante acuerdos en vez de litigios, a respetarse entre géneros.

VENTAJAS Y DESVENTAJAS DE LA CUSTODIA COMPARTIDA DESDE EL PUNTO DE VISTA DE LOS PADRES

VENTAJAS

DESVENTAJAS

Ambos padres se mantienen guardadores, es decir, ambos continúan criando activamente. Ninguno de los dos queda marginado, ni alejado de los hijos Mayores costos. Ambos padres deben mantener en sus respectivas casas un lugar apropiado para los hijos, con insumos repetidos, tales como ropa, juguetes, útiles…
Calificación en la aptitud de cada uno de ellos. La idoneidad de cada uno no es discutida, es reconocida y útil en el ejercicio de su rol como progenitor. Proximidad obligada de ambos hogares. Para la mayoría de las formas de implementar este sistema resulta muy conveniente el que ambos padres residan uno cerca del otro.
Equiparación de los padres en cuanto al tiempo libre para la organización de su vida profesional y profesional. No queda sólo uno de ellos con toda la carga de la crianza, alienado y sin tiempo para otras cosas.
Compartir lo atinente a gastos de manutención del hijo. Ningùn progenitor que practica este sistema se ha desentendido de sus hijos. El hacerse cargo actívamente, conciencia a cada padre de las necesidades de los niños.
Mayor cooperación. Es indudable que este sistema fomenta el entrelazado de acuerdos de cooperació entre los padres en beneficio de los hijos.
Disminuye la tensión por el desempeño eficaz en la competencia por la parentalidad. Ambos padres pueden distribuir su tiempo con sus hijos racionalmente y mostrando las facetas normales en la vida de cada uno de ellos



Podeis añadir vuestros comentarios:

sábado, 25 de octubre de 2008

Estres y rendimiento academico en hijos de padres separados

Si bien los hijos de padres separados tienen un mayor indice de fracaso escolar, la separación no es la causa directa de este fracaso, de eso depende en primer lugar el niño, luego, los padres que son las personas más influyentes en él, y finalmente el nuevo entorno en el que se va a desenvolver el niño.
Es por ello que, en primer lugar, y a pesar de todos los problemas, se recomienda intentar tener un entorno lo más saludable posible para el niño, en el que se le trasmita seguridad, cariño y en el que no se le engañe y se le exponga muy claramente la nueva situación en la que se encuentra.

La actividad escolar es el frente que con más facilidad canaliza y evidencia el conflicto interno que sufre el niño cuando sus padres pasan por un proceso de separación, y esto es normal, puesto que en la escuela el niño pasa una parte importante de su vida, y además, tiene que responder en ella a unas exigencias sistemáticas tanto académicas como sociales.

Es por ello que este es un aspecto que debe atenderse con dedicación y cuidado, no caigamos en el fracaso escolar.

Igualmente, es probable que se afecte su rendimiento escolar por aspectos tanto habituales que van desde la dificultad para poner atención, las condiciones en las cuales el niño mantiene los hábitos de estudio, etc... como por la nuevas situaciónes en las que puede encontrarse, por los cambios de vivienda, las personas con las cuales vive, el conflicto entre sus padres, etc... Todas estas situaciones adicionales mal llevadas pueden afectar al niño.

Pueden mostrarse irritables y susceptibles con los compañeros y profesores, y tener problemas de adaptación escolar.

Permita que ellos prosigan con las actividades que habitualmente realizan con sus amigos o en el colegio y sea firme en su educación. No se lo consienta todo.
Aunque enfrentarse en el colegio a la curiosidad de los compañeros no resulta fácil, también es cierto que muchas veces los niños obtienen ganancias secundarias de esta crisis, dado que los padres tienden a ser más permisivos, con tal de ganarse su favor. Eso es un grave error que afectará en la formación del niño.
Es importante estar en contacto con el plantel académico con el objeto de hacer un seguimiento al comportamiento del niño y así poder detectar a tiempo síntomas y reacciones propias de este proceso.
Si el niño tuviera problemas, la mayoría de los colegios tienen un departamento de psicología al que se puede acudir.

Los padres deben, igualmente estar atentos para determinar cuando es necesario presionar un poco al niño para que siga asumiendo sus deberes escolares y cuando es preciso darle un poco de autonomía.

Muchas veces es necesaria una ayuda extraescolar para que el niño logre nuevamente alcanzar niveles satisfactorios de desempeño, por lo que no dude en que haga actividades extraescolares orientadas a las materias donde tenga un menor rendimiento escolar, si fuese necesario.

En mi caso, mi hijo no ha tenido nunca ningún problema escolar a pesar de haber infinidad de conflictos, pero ya lo dije al principio... depende mucho de los mismos niños y como les afecta la nueva situación.

viernes, 24 de octubre de 2008

Pautas para educar a un hijo de padres separados

Dado el elevado número de separaciones entre parejas que se producen hoy en día, son muchos los niños afectados por esta situación. Esta situación ha dejado de ser excepcional para pasar a ser bastante habitual.

Además del shock emocional para los padres que supone una ruptura sentimental, éstos cargan con el miedo de cómo toda esa situación repercutirá en sus hijos.

Las consecuencias que sufre el hijo de padres separados estará más relacionado:
- con las desaveniencias familiares previas y asociadas a la separación
- y con el papel que hacen jugar al niño en la separación más que con la propia separación.

Esto, junto con la edad y la madurez del propio niño condicionarán la forma cómo esta separación influirá en su desarrollo.

Veamos varios apartados:

Posibles reacciones en el niño
- Reacción de ansiedad, e incluso angustia, durante el conflicto y tras la separación de los padres. Suelen sentir miedo.

- Lloran a menudo y esto les tranquiliza. Hay que acompañarles en ese momento, y favorecer esa expresión del dolor que sienten.

- Insisten una y otra vez en el deseo de que los padres vuelvan a estar juntos. Hasta que no aceptan que esto no es posible, se muestran muy tristes e infelices. Acabarán aceptando que esto no es más que una fantasía.

- Algunos se acuerdan del otro progenitor, cuando el que está con ellos les regaña; y desean tanto estar con el otro, que incluso pueden llegar a pensar en escaparse de casa. Llegan a idealizar más al otro progenitor, al ausente, pues sólo recuerda los buenos ratos pasados con éste.

- Probablemente, aparezcan trastornos en el sueño y en la alimentación

Como influye la edad y madurez del niño

- Cuanto más pequeño es el niño, dispone de menos mecanismos para elaborar lo que está pasando. En consecuencia ,suelen aparecer manifestaciones de ello a través del cuerpo: molestias abdominales, vómitos, dolores de cabeza,...

- Cuando el niño es algo mayor puede sentirse la causa de dicha separación y, por tanto, sentir gran culpabilidad. Suelen aparecer depresiones con fases más agresivas, repercusiones en el rendimiento escolar, regresiones a edades anteriores (vuelven a surgir comportamientos anteriores, de más pequeños,...),...

- En niños ya más mayores, suele desarrollarse una hipermadurez en parte positiva, pero a la vez peligrosa que pretende sustituir al progenitor ausente.

Mensajes clave para recordar al niño

- La decisión de separarse es exclusivamente de los padres. Ellos han tomado esta decisión porque creen que es lo mejor para todos los componentes de la familia. Los hijos no han tenido nada que ver en esta decisión.

- Los padres no se han separado porque el niño se haya portado mal, pues otras veces lo ha hecho y no ha ocurrido así.

- Resaltar al niño cuántas personas se preocupan por él (abuelos, amigos, profesores,...) y desean que sea feliz. Por tanto, ha de borrar ese miedo que siente a ser abandonado, a quedarse sólo. Cuenta con el cariño de más personas.

- Seguirá disponiendo de ambos padres, en todos los aspectos que él precise, aunque ya no vivan juntos.

- Siempre que le preocupe algo o se sienta mal, podrá hablar con los padres; ello le hará sentirse mejor.

- Aunque los padres se hayan separado, el niño puede igualmente amar y ser amado; no tiene por qué repetirse esa situación siempre.

- Los padres demuestran su amor de muy diversas maneras. Pero puedes sentir que tus padres te siguen queriendo si intentan estar contigo todo el tiempo que pueden, si te ayudan cuando lo necesitas y si te escuchan.

Mensajes clave para los padres

- No caer en la sobreprotección del hijo por pena; se le ha de seguir tratando como a un niño "normal" de su edad. Si no "no le ayudaremos a crecer", acabará comportándose de forma inmadura y más infantil de lo que le corresponde.

- Todas las personas tienen virtudes y defectos; también los padres. Hablar con el niño del otro progenitor con argumentos reales, sin caer en la ficción.

- Es preferible que, los días de encuentro, no se llenen excesivamente con actividades, pues si se ocupa el tiempo en hacer demasiadas cosas, no hay tiempo para charlar, comunicarse,...

- Los puntos más conflictivos de los padres tras la separación suelen ser: los hijos, el dinero. Intente ser objetivo y no poner al hijo de su parte. Hay que intentar solucionar estas cuestiones, sin involucrar a los hijos.

jueves, 23 de octubre de 2008

¡Tengo derecho a ver a mi nieto!

Centenares de abuelos recurren a los tribunales para reclamar las visitas - Los problemas legales están llevando a los mayores a asociarse.

El País - PERE RÍOS - Barcelona - 08/08/2008

"¡Tengo derecho a ver a mi nieto!"

Blanca González Cordón, una cordobesa de 65 años, dejó de ver a dos de sus nietos en 2005. Y no porque lo quisiera, sino porque se lo impide la madre de las criaturas, separada de su hijo en 2005. Casos como éste los hay a miles en España por una cuestión muy simple. En el 97% de las rupturas matrimoniales, según el Instituto Nacional de Estadística, los jueces conceden la custodia de los hijos a las madres separadas, el padre debe atenerse al régimen de visitas que se determine y, si la madre lo incumple, los abuelos paternos quedan desamparados. Hasta ahora, la mayoría se resignaba. Pero ya muchos han dicho basta, y están organizándose y exigiendo su derecho en los juzgados.

Los abogados recomiendan huir de la judicialización del problema

"Reclamo los derechos de un padre separado", dice una abuela

La reforma del artículo 160 del Código Civil que se aprobó en 2005 reconoce expresamente que "no podrán impedirse sin causa justa las relaciones personales del hijo con sus abuelos y otros parientes y allegados". "En caso de oposición", continúa el texto, "el juez, a petición del menor, abuelos, parientes o allegados, resolverá atendidas las circunstancias". Pero una cosa es la ley y otra su cumplimiento. Y no sólo por la endémica lentitud de la justicia, sino porque en España no existe una jurisdicción especializada de familia, como sucede, por ejemplo, con los juzgados mercantiles o los de menores. Sólo en las grandes ciudades funcionan juzgados especializados en esos temas, capaces de dar una respuesta rápida a esas situaciones personales y con equipos psicosociales. En el resto del territorio hay que esperar meses y meses, y lo que sucede en la práctica es que la inmensa mayoría de las denuncias que presentan las mujeres contra sus ex maridos por malos tratos provocan la suspensión del régimen de visitas del padre a los niños. Y por extensión, de los abuelos.

La abogada gaditana Soledad Benítez-Playa, como la mayoría de sus colegas, aconseja "huir de la judicialización del problema", pero en ocasiones la demanda judicial es el único recurso. Es lo que le ocurre a A., una mujer de la Comunidad Valenciana que quiere ocultar su identidad porque está pendiente de sentencia. Su hija falleció en 2006, y desde entonces está batallando por ver a su única nieta, de tres años. "Reclamo los mismos derechos que se le suele reconocer a un padre separado: un mes de vacaciones, fines de semana alternos y la mitad de la Semana Santa y las navidades", explica la mujer. "A esa niña la crié yo. No se le tiene por qué privar de su familia materna".

Centenares de casos como el de esta abuela han llegado a los tribunales, y las respuestas han sido variadas: desde el reconocimiento para que los abuelos vean a los nietos dos o tres horas semanales o quinquenales a un fin de semana mensual o unos días de vacaciones. Incluso el Tribunal Supremo se ha pronunciado ya en dos ocasiones para sentenciar que las visitas de los abuelos con los nietos han de mantenerse, aunque aquéllos hablen mal del otro progenitor. Otra cosa es que, una vez haya sentencia, se ejecute. Y es que el sistema judicial español se ocupa muy poco de ello. La mayoría de los jueces están desbordados, los secretarios judiciales siguen sin tener atribuida por ley la ejecución de las sentencias, y el ministerio fiscal, que debería velar por los más desfavorecidos -en este caso, niños y ancianos- está desaparecido en la jurisdicción de familia.

"Claro que tengo derecho a pedir que me dejen ver a los nietos, pero ¿qué saco con ganar el pleito si la madre se niega a cumplir la sentencia y han de ir los mossos a buscarles para que los pueda ver?", se pregunta María de los Ángeles González, abuela de 72 años vecina de Barcelona. "El abogado me ha aconsejado que no pleitee", explica. En el último año y medio apenas ha visto a su nieta unas horas. Y fue en el punto de encuentro, un lugar donde los progenitores, casi siempre padres, acuden a ver sus hijos y no pernoctan con ellos por el deterioro de las relaciones entre los cónyuges.

Todos, y algunos entre sollozos, evocan la emoción que sintieron cuando esos menores les llamaron abuela o abuelo por primera vez, o cómo les abrazan cuando están con ellos, siquiera unas horas. "La última vez me dijo mi nieto mayor que no me había acordado de él por su cumpleaños y le tuve que explicar que le llamé, pero que su madre me colgó el teléfono", recuerda la abuela.

La psicóloga Amaya Beranoaguirre ha tratado a centenares de parejas antes, durante y después de la separación en los 18 años que lleva trabajando en el Servicio de Igualdad del Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz. "Los niños se utilizan en muchas ocasiones como moneda de cambio y arma arrojadiza. No sólo para lograr bienes materiales tras el divorcio, sino para fastidiar al otro. Y en esa tesitura los más perjudicados acaban siendo los abuelos". En su opinión, la ruptura matrimonial es la evidencia de un fracaso, "y falta estabilidad psíquica para pensar en los abuelos y los niños, porque bastante tiene la pareja con pasar el duelo". Beranoaguirre invoca la condición egoísta del ser humano para explicar lo que ocurre con los abuelos. "Los hijos esperan recibir de ellos, pero no piensan en ellos".

Es el caso de Martín Juvilla, un jubilado barcelonés de 60 años. Tiene dos nietos de nueve y tres años de su único hijo, separado en dos ocasiones. Al mayor, del primer matrimonio, le ve siempre que quiere, porque fue un divorcio de mutuo acuerdo y las relaciones son cordiales, pero con la pequeña no es lo mismo. El padre tiene una orden de alejamiento de la madre por unos presuntos malos tratos psíquicos pendientes de juicio, pero puede seguir viendo a la niña. Y en esa tesitura es el abuelo quien la va a buscar a casa de la ex nuera, porque así se lo pidió su hijo. "La niña se hace mayor y no creo que valga la pena pleitear por un derecho que a lo mejor te reconoce la justicia cuando ya es muy tarde y puede decidir por sí sola".

Un paso por detrás de la sociedad

La queja sobre el sistema judicial es común en todos los abuelos. "Los jueces van muy por detrás de la sociedad, siguen pensando que un hombre separado es incapaz de cuidar de sus hijos y les niegan la custodia compartida", se lamenta José Esteban García de los Ríos, profesor de microbiología en la Universidad San Pablo de Madrid. Tiene 60 años y una única nieta de 20 meses a la que estuvo tres meses sin ver tras la separación de su hijo. El 31 de julio se acabaron los únicos 15 días que van a estar con ella en todo el verano. "La madre no autorizó la pernocta y cada día hemos ido con el hijo a buscarla a las 11 de la mañana y entregarla a las ocho de la tarde", explica. "A estos jueces hay que espabilarlos", añade su esposa Esmeralda Ortiz, de 55 años, documentalista de profesión. "Ya no estamos en el siglo XIX y deberían pensar en los ciudadanos del futuro que estamos criando si permiten apartar a los niños de sus padres y sus abuelos".

La pareja está acudiendo a los servicios psicosociales para ser examinada por los especialistas en apoyo de la custodia compartida que reclama su hijo. Estos servicios dependen del Ministerio de Justicia o de las comunidades con las competencias transferidas y su funcionamiento lento también contribuye a explicar la demora en las resoluciones.

Ana Fernández, de 61 años y vecina de Barcelona, se siente "desamparada". Hace dos años constituyó la Asociación de Abuelos por la Custodia Compartida, una de las entidades en las que los mayores ya se empiezan a organizar para exigir el derecho de ver a los nietos. Acaba de pasar un mes de vacaciones con su nieto de seis años. "Estuve siete meses sin verlo, hasta que en una sentencia me reconocieron el derecho a visitarlo", recuerda.

martes, 21 de octubre de 2008

PLATAFORMA FEMINISTA POR LA CUSTODIA COMPARTIDA

Nace la plataforma feminista por la custodia compartida.

Extraido de su web:

"La situación actual, la custodia monoparental, está basada en CONCEPTOS MACHISTAS, donde a la mujer se le atribuye el papel de siempre (cuidadora de los hijos, mantenida y cuidadora del hogar) por el mero hecho de ser mujer. Por otro lado, al hombre se le considera responsable del sustento material de los hijos, sin darle oportunidad de ejercer su derecho y su obligación a ser también cuidador.

La custodia monoparental también discrimina y afecta seriamente a las nuevas parejas, convirtiendo a los hijos en instrumentos de venganza y moneda de cambio.

La custodia compartida es la única fórmula donde ambos progenitores son tratados desde la MÁXIMA IGUALDAD, en un espíritu feminista (aquí yo hubiera puesto humano en vez de feminista, pero en fin...), donde el papel de la mujer va más allá de la simple función materna de la crianza."

Dejamos aquí los datos para quien pudiera estar interesad@.

Correo electrónico:
plafecom@gmail.com

Teléfono: 652 98 17 16